La medida sigue a las prohibiciones temporales de las cuentas de Trump por parte de Twitter y Facebook

El presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo el jueves que el gigante de las redes sociales expulsará al presidente Trump por tiempo indefinido, lo que marca una dramática escalada del conflicto entre Silicon Valley y la Casa Blanca después de que Trump utilizó Internet como arma para ayudar a avivar un motín en el Capitolio de Estados Unidos.

"Creemos que los riesgos de permitir que el presidente continúe utilizando nuestro servicio durante este período son simplemente demasiado grandes", escribió Zuckerberg. "Por lo tanto, estamos extendiendo el bloqueo que hemos colocado en sus cuentas de Facebook e Instagram de manera indefinida y al menos durante las próximas dos semanas hasta que se complete la transición pacífica del poder".

La suspensión de Facebook marcó la sanción más agresiva que cualquier empresa de medios sociales le ha impuesto a Trump durante su mandato de cuatro años, un período en el que ha vendido falsedades repetidamente, ha atacado a los críticos y ha difundido en línea una retórica divisiva. Twitter el miércoles por la noche también suspendió por primera vez a Trump durante 12 horas, pero el bloqueo de la compañía se levantó el jueves por la mañana, y el presidente aún no había tuiteado.

Los gigantes de la tecnología tomaron cada uno de los raros pasos agresivos después de que una violenta turba irrumpiera el miércoles en la Cámara y el Senado, forzando a los legisladores a un bloqueo e interrumpiendo brevemente su proceso formal para certificar a Joseph Biden como el próximo presidente de los Estados Unidos. Al no actuar hasta después de que ocurriera el mortal motín, Facebook, Twitter y YouTube, propiedad de Google, se han enfrentado a fuertes críticas diciendo que deberían haber hecho más, y antes, para evitar que Trump ayude a provocar la situación.

"Si bien me complace ver que plataformas de redes sociales como Facebook, Twitter y YouTube toman medidas tardías para abordar el uso indebido sostenido de sus plataformas por parte del presidente para sembrar discordia y violencia, estas acciones aisladas son demasiado tarde y no lo suficiente", dijo en un comunicado el senador Mark R. Warner (D-Va.). "Los investigadores de la desinformación y el extremismo han señalado durante años una explotación más amplia de estas plataformas basada en la red".

ocupación del Congreso de Estados Unidos

Los críticos también señalaron que las medidas de las empresas de tecnología parecían políticamente convenientes, ya que los demócratas toman el control total del Congreso y Trump se prepara para salir de la Casa Blanca en 13 días.

"No ha escapado a mi atención que el día en que las empresas de medios sociales decidieron que en realidad hay más que podrían hacer para controlar el comportamiento destructivo de Trump fue el mismo día en que supieron que los demócratas presidirían todos los comités del Congreso que los supervisan", tuiteó Jennifer Palmieri, exdirectora de comunicaciones de Hillary Clinton.

Al comienzo del mandato de Trump, Facebook y Twitter optaron por hacer excepciones para el discurso de figuras públicas, permitiéndoles usar un lenguaje perturbador que de otro modo violaría sus políticas sobre discurso de odio y acoso. Esas decisiones clave, tomadas en nombre del interés periodístico, permitieron a Trump y sus aliados ampliar los límites del discurso político en línea, ayudándolo a construir un poderoso movimiento en línea y a acumular más de 88 millones de seguidores en Twitter y más de 35 millones en Facebook. Algunos de esos partidarios tienen vínculos con grupos de extrema derecha y teorías de conspiración, como QAnon, que surgieron durante el motín del miércoles.

Desde entonces, las empresas han tomado medidas enérgicas contra QAnon y grupos como Proud Boys, empujando a muchos de los líderes de los grupos a otras plataformas como Parler.

Trump ha armado a su audiencia en las redes sociales en repetidas ocasiones en los meses previos y desde que perdió ante Biden en las elecciones presidenciales, vendiendo falsedades que promueven la idea de que ha habido un fraude electoral desenfrenado. Facebook, Twitter y YouTube en ocasiones han tomado medidas contra Trump, pero sus intentos de etiquetar los tweets del presidente como erróneos no han detenido en gran medida su propagación viral, ni han atenuado el tipo de tensiones políticas que se hicieron públicas esta semana.

El miércoles, Twitter castigó a Trump por una serie de tuits que buscaban poner en duda la carrera presidencial de 2020. Uno incluía un vídeo en el que Trump difundió desinformación sobre el resultado de las elecciones, incluso cuando les dijo a los alborotadores que abandonaran la Cámara y el Senado en un momento en que los legisladores habían comenzado el proceso de certificar a Joseph Biden como el próximo presidente. Otro tweet atribuyó las acciones de la turba violenta a la afirmación ampliamente refutada de que los votos habían sido "despojados de los grandes patriotas".

Comments (0)

There are no comments posted here yet

Leave your comments

  1. Posting comment as a guest.
Attachments (0 / 3)
Share Your Location


Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Somos apañados (ñ)
Suscribete