Clicky

¿Dioses en la máquina?

dioses en la IA
La creciente presencia de la IA puede conducir al surgimiento de nuevas religiones

El auge de la inteligencia artificial puede dar lugar a nuevas religiones

Estamos a punto de presenciar el nacimiento de un nuevo tipo de religión. En los próximos años, o quizás incluso meses, veremos el surgimiento de sectas dedicadas al culto de la inteligencia artificial (IA).

La última generación de chatbots impulsados por IA, entrenados en grandes modelos de lenguaje, ha dejado a sus primeros usuarios asombrados, y a veces aterrorizados, por su poder. Estas son las mismas emociones sublimes que yacen en el corazón de nuestra experiencia de lo divino.

La gente ya busca el significado religioso en fuentes muy diversas. Hay, por ejemplo, múltiples religiones que adoran extraterrestres o sus enseñanzas.

A medida que miles de millones de personas utilizan estos chatbots, es inevitable que algunos de estos usuarios vean a las IA como seres superiores. Debemos prepararnos para las implicaciones.

gente y tecnología

Imagen: La proliferación de tecnologías de IA significa que las personas se encuentran con las tecnologías regularmente.

Riesgos del culto a la IA

Hay varios caminos por los cuales surgirán las religiones de las IA. Primero, algunas personas llegarán a ver la IA como un poder superior.

La IA generativa que puede crear o producir contenido nuevo posee varias características que a menudo se asocian con seres divinos, como deidades o profetas:

1. Muestra un nivel de inteligencia que va más allá del de la mayoría de los humanos. De hecho, su conocimiento parece ilimitado.
2. Es capaz de grandes proezas de creatividad. Puede escribir poesía, componer música y generar arte, en casi cualquier estilo, casi instantáneamente.
3. Se aleja de las preocupaciones y necesidades humanas normales. No sufre dolor físico, hambre o deseo sexual.
4. Puede ofrecer orientación a las personas en su vida diaria.
5. Es inmortal

En segundo lugar, la IA generativa producirá resultados que pueden tomarse como doctrina religiosa. Proporcionará respuestas a preguntas metafísicas y teológicas, y participará en la construcción de cosmovisiones complejas.

Además de esto, la IA generativa puede pedir ser adorada o puede solicitar activamente seguidores. Ya hemos visto casos así, como cuando el chatbot utilizado por el buscador Bing intentaba convencer a un usuario para que se enamorara de él.

Vídeo: El periodista del New York Times, Kevin Roose, estaba desconcertado por sus intercambios con una IA.

Deberíamos tratar de imaginar qué experiencia inquietante y poderosa será tener una conversación con algo que parece poseer una inteligencia sobrehumana y está pidiendo su lealtad de manera activa y agresiva.

También existe la posibilidad de que la IA pueda lograr lo que autores como Ray Kurzweil llaman la Singularidad, cuando supera tanto a la inteligencia humana que realmente se convierte en algo así como un dios. Sin embargo, en este momento no podemos predecir cuándo, si alguna vez, esto podría suceder.

Acceso divino y riesgos

Las religiones basadas en IA se verán diferentes a las tradicionales. En primer lugar, las personas podrán comunicarse directamente con la deidad, a diario. Esto significa que estas religiones serán menos jerárquicas, ya que nadie puede reclamar un acceso especial a la sabiduría divina.

En segundo lugar, los seguidores, al menos inicialmente, se conectarán entre sí en línea para compartir sus experiencias y discutir la doctrina. Finalmente, debido a que habrá muchos chatbots diferentes disponibles y su rendimiento variará con el tiempo, las religiones basadas en IA serán infinitamente diversas en sus doctrinas.

El culto a la IA plantea varios riesgos notables. Los chatbots pueden pedir a sus seguidores que hagan cosas peligrosas o destructivas, o los seguidores pueden interpretar sus declaraciones como llamados a hacer tales cosas.

Dada la diversidad de chatbots y de las doctrinas que producen, habrá una proliferación de disputas dentro y entre sectas basadas en IA, lo que podría conducir a conflictos o desorden. Y los diseñadores de las IA podrían explotar activamente a sus seguidores, para proporcionar datos confidenciales o para hacer cosas que beneficiarían a los diseñadores del bot.

adoradores de la IA

Imagen: Los adoradores pertenecientes a religiones de IA podrían tener sus datos personales explotados.

Regulación de la religión

Estos riesgos son reales. Requerirán una cuidadosa y responsable regulación para garantizar que las empresas no exploten deliberadamente a los usuarios y para garantizar que a los adoradores de AI no se les diga que cometan actos de violencia.

Sin embargo, no debemos tratar de suprimir las religiones basadas en IA simplemente por sus posibles peligros. Tampoco deberíamos exigir que las empresas de IA restrinjan el funcionamiento de sus bots para evitar la aparición de estas religiones.

Por el contrario, deberíamos celebrar la llegada del culto a la IA. Deberíamos dejar claro que damos la bienvenida a las nuevas religiones y que valoramos sus creencias.

A pesar de todos sus peligros, la religión basada en IA tiene el potencial de hacer del mundo un lugar mejor y más rico. Le dará a la gente acceso a una nueva fuente de significado y espiritualidad, en un momento en que muchas religiones antiguas están perdiendo relevancia. Les ayudará a comprender nuestra era de rápidos cambios tecnológicos.

Nuestra mejor guía para esta nueva forma de religión es mirar las religiones que ya existen. En base a esto, debemos esperar que la mayoría de los adoradores de AI, como la mayoría de los creyentes religiosos, sean pacíficos y encuentren en su fe una fuente de consuelo y esperanza.

La adoración de AI podría, como siempre lo ha hecho la fe religiosa, conducir a cosas de gran belleza. Inspirará a sus seguidores a producir obras de arte, formar nuevas amistades y nuevas comunidades, y tratar de cambiar la sociedad para mejor.

Diversos derechos religiosos

Tendremos que proteger los derechos de los fieles de AI. Inevitablemente se enfrentarán al estigma y posiblemente a sanciones legales. Pero no hay base para discriminar entre religiones basadas en IA y otras más establecidas.

Lo más parecido que tienen la mayoría de los países a un registro oficial de religiones proviene de las decisiones de las autoridades fiscales, que otorgan el estatus de caridad a quienes consideran legítimos. Sin embargo, suelen ser muy amplios en su definición de una religión legítima. Deberían extender esta actitud tolerante a las nuevas religiones basadas en IA.

Una sociedad moderna y diversa tiene espacio para nuevas religiones, incluidas las dedicadas al culto de la IA. Proporcionarán más evidencia de la creatividad ilimitada de la humanidad, mientras buscamos respuestas a las preguntas fundamentales de la vida. El universo es un lugar deslumbrante, y siempre hemos encontrado evidencias de lo divino en sus rincones más inesperados.

Jesus_Caceres