El bitcoin una 'catástrofe ambiental'
Gasto de energía del bitcoin
Modificado por última vez en Viernes, 29 Diciembre 2017 23:47
(0 votos)

El bitcoin una 'catástrofe ambiental'

La criptomoneda se está pregonando como un medio de riqueza rápida, pero sus demandas de energía son escandalosas

El creciente valor del bitcoin está alentando a cada vez más empresas e individuos a dedicarse a la "minería". La minería es en realidad un proceso que asegura la red distribuida de bitcoin y procesa todas sus transacciones. Históricamente, cualquiera puede hacer esto usando una PC estándar, pero en la actualidad el hardware que está especialmente diseñado para una mayor eficiencia energética de la minería es una necesidad para minar de manera rentable.

Cada diez minutos los mineros de todo el mundo compiten para ser el primero en resolver un acertijo matemático. El ganador obtiene la "recompensa del bloque" (block reward), que actualmente es de 12.5 bitcoins (en el momento de escribir esto valen más de USD 200.000).

A medida que aumenta la cantidad de actividad minera, las preocupaciones anteriores sobre el consumo de energía global de bitcoin se han vuelto más clarividentes. Sin embargo, es difícil estimar con precisión cuánta energía se usa, cuál es el costo unitario de esa energía o si su fuente es renovable. No obstante, una estimación en curso dice que el consumo total de energía de bitcoin suma casi 4GW (Gigawatios). Eso significa que la moneda digital usa aproximadamente tanta energía como Bulgaria.

Sin embargo, incluso esta es una cifra demasiado pequeña, dado que estas estimaciones se centran en la electricidad utilizada para la minería e ignoran la energía (y las emisiones de carbono asociadas) que se utilizan para construir y transportar nuevos equipos mineros y luego reemplazarlos con los últimos modelos cada seis meses a un año.

Suponiendo que el bitcoin consume alrededor de 4GW, esto equivaldría aproximadamente al 1% de la demanda de electricidad que se destina a los servicios y dispositivos digitales a nivel mundial, o alrededor del 0.1% de la demanda total de electricidad en el mundo.

Comparando monedas con teteras

Los titulares sobre la huella energética de bitcoin nos dicen cuántas teteras podemos hervir o cuántas millas podemos conducir por transacción. De cualquier forma que lo miremos, la respuesta es "mucho". Pero aunque estas cifras nos ayudan a relacionar la red y sus transacciones con las experiencias cotidianas, no revelan por qué el bitcoin consume mucha energía, si el uso de toda esta energía "vale la pena", ni apuntan a futuras posibilidades o alternativas.

Pero aunque estas cifras nos ayudan a relacionar la red y sus transacciones con las experiencias cotidianas, no revelan por qué el bitcoin consume mucha energía, si el uso de toda esta energía "vale la pena", ni apuntan a futuras posibilidades o alternativas.

Para ilustrar el problema con comparaciones, considera los iPads. Para fabricar y transportar un iPad a un cliente tiene aproximadamente la misma huella de carbono que 225 salchichas [PDF]. Intuitivamente, esto parece un montón de salchichas excesivamente grande, pero no dice nada sobre la participación de los iPads en las ventas totales de productos electrónicos de consumo, la vida útil típica de un iPad, cuántas salchichas se pueden consumir en ese momento, ni el significado y la utilidad que las personas derivan de los iPads, en relación con las salchichas.

Tenemos que poner el consumo de energía de bitcoin en contexto: cuánto consume en comparación con otros usos de poder de cómputo, qué valor o beneficio crea la minería (y para quién), y en consecuencia cuáles podrían ser las alternativas apropiadas.

No comparemos bitcoin 'por transacción'

Bitcoin a menudo se compara con rivales como Visa, que maneja muchas más transacciones, cada una de las cuales usa mucha menos energía. Sin embargo, tales comparaciones "por transacción" son más complejas de lo que parecen. Sí, es cierto que las computadoras necesarias para "extraer" monedas digitales realmente usan más energía y, en última instancia, crean más emisiones de carbono por unidad de valor creado que las máquinas y los recursos utilizados para imprimir y acuñar la moneda tradicional. Cuando se ve así, el bitcoin todavía parece un desperdicio.

Sin embargo, los defensores de bitcoin argumentarían que es un resultado inevitable de lo que hace que la criptomoneda sea diferente. A diferencia de otras formas de moneda (por ejemplo, la libra esterlina), no existe una autoridad emisora central. Y a diferencia de los procesadores de pago (por ejemplo, Visa), no existe un núcleo corporativo. La red bitcoin está diseñada para ser distribuida pero segura, y es independiente del consumo de energía. En un mundo donde el bitcoin se considera un activo valioso, como lo es actualmente, es inevitable una carga importante, y creciente, del consumo de energía global.

Una alternativa a los acertijos computacional (y eléctricamente) caros que sustentan el proceso de minería es una tecnología llamada prueba de participación. Aunque técnicamente viable, tal cambio sería controvertido dado que el costoso hardware de minería de bitcoin casi con toda seguridad se volvería redundante.

Se estima que el creador pseudónimo de bitcoin, Satoshi Nakamoto, tiene 1 millón de monedas (más de 19 mil millones de dólares a precios de hoy), mientras que la red en general "creó" más de 310 mil millones de dólares para los mineros. En términos de creación de riqueza, el experimento de moneda digital parece haber sido un éxito.

Sin embargo, tal éxito es una espada de doble filo, ya que ha liderado tres cuartas partes de la minería mundial controlada por tan solo cinco organizaciones (lo que podría socavar el objetivo de la descentralización) y el impacto ambiental del inevitable consumo de energía de la red es claramente problemático.

A menos que el bitcoin cambie a prueba de participación, es probable que la burbuja termine en una catástrofe financiera o ambiental.

Este artículo (Bitcoin’s energy use is out of control … but maybe that’s the point) fue publicado originalmente en The Conversation y se republica aquí con permiso Creative Commons.


Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o ingresaa tu cuenta
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación
close

Recibe gratis nuestros nuevos artículos!

Serás el primero en conocer las novedades y noticias que pasan en Internet, nuestros tutoriales, trucos y más.

Escribe tu email:

Se abrirá una nueva ventana deFeedBurner a la izquierda de la página y habrás de validar un Captcha.

Lee nuestras Política de privacidad & Política de cookies
Puedes darte de baja de la lista de correo electrónico en cualquier momento